Enfermedades y ego, el cuerpo grita lo que el alma calla

Por: Prof. Alex Rocha

Retomando  el tema de nuestro  artículo pasado  respecto a la salud  holística,  nos toca ahora hablar  de manera concreta lo que el ego es.

El ego lo podemos dividir en varios aspectos, el ego físico, emocional, mental y  espiritual.  El “camaleón” como yo le llamo, porque se disfraza de cualquier actitud, incluso de las ¨buenas¨ para no ser identificado, y de esta manera seguir evadiendo una realidad.

El  ego  es necesario en el ser humano primeramente  porque es la parte básica e instintiva de nosotros, es el descansar, el comer, el realizar nuestras necesidades fisiológicas, el trabajar, el ocio, el reproducirnos, nuestras inteligencias organísmicas, es decir  el instinto de supervivencia en todos sus aspectos.

Por otra parte el ego se puede expresar en nuestra personalidad, todos pensamos, actuamos, somos y hablamos  diferente; esto obedeciendo a diferentes circunstancias como educativas, sociales, religiosas, familiares, económicas, y  por  cuestiones  más  profundas como es el alma.

Es por esta razón que cuando entramos a un proceso iniciático, es decir, un proceso de autoconocimiento profundo se le pide al candidato ¨desaprender lo aprendido¨.

Por lo tanto a nuestro ego hay que conocerlo de la A a  la Z.  Al ego hay que saberlo manejar; no matarlo ni ignorarlo, sino todo lo contrario darle la mano hacernos uno con él, con la diferencia que el alma es la que decide y el ego el que obedece.

Tú te preguntarás ¿Todo esto qué tiene que ver con la salud? Cuando nosotros generamos ciertas emociones desagradables por nuestra forma de percibir  la vida, por nuestras actitudes, o simplemente por el hecho de querer controlar todo, empezamos a generar estrés y el estrés provoca que el pH de nuestra sangre se acidifique.

La acidez en el cuerpo da paso a cualquier enfermedad incluyendo el cáncer. Es en el siglo XX  nace un estudio más que investiga la relación de las enfermedades con las emociones o las carencias aparentes, la cual se llama psicosomatología.

Nuestro cuerpo grita lo  que  el  alma calla

Al respecto tenemos dos estudios profundos y ancestrales que datan más de 5000 años de antigüedad como lo es la Cosmobiología y el Eneagrama  que precisamente detectan  nuestra personalidad, nuestros egos, las pulsiones, actitudes obsesivas  y necesidades básicas aparentes, hermosas herramientas para que el ser humano se conozca así mismo y se pueda liberar de su perspectiva personal, dejar de creer quien cree que es.

Por estas razones, algunos personajes del dominio público que llegan a fallecer y que son vegetarianos lo primero que  dicen  es que les hizo falta la proteína animal; para nada. Recordemos que el primer paso es cuidar nuestros hábitos alimenticios descartar el alimento  de origen animal y segundo paso conocer nuestro ego y darle una original canalización. La verdadera garantía de nuestra salud es la Conciencia de si mismo.

Deja un comentario